El melanoma, es un tumor maligno de la piel potencialmente mortal. En los últimos años el número de pacientes diagnosticados con melanoma se ha incrementado a nivel mundial; los principales factores de riesgo son:
Antecedentes familiares de melanoma, tener antecedente nevus atípicos (“lunares raros”), exposición solar prolongada durante el trascurso de la vida y de forma especialmente cuando esta se ha realizado de forma intermitente (períodos vacacionales) en la infancia y adolescencia, antecedentes de quemaduras solares y personas de piel clara.
Por otra parte, a pesar de que el diagnóstico del melanoma está aumentando por mejoría en la detección y prevención, la mortalidad asociada a este tumor se mantiene estable esto es debido probablemente a que gracias a los avances en el campo de la Dermatología y a una mayor concienciación ciudadana, los melanomas se diagnostican cada vez más de forma precoz.
En casos iniciales detección de melanoma, es posible curar el melanoma simplemente mediante una simple cirugía menor con anestesia local. Sin embargo, en aquellos diagnosticados de forma tardía, suelen ser necesarias cirugías más agresivas e incluso tratamientos más avanzados y en ocasiones el desenlace puede ser fatal.

En esta gran diferencia radica la importancia del control periódico de lunares y el diagnóstico a tiempo.
El mejor método al día de hoy es el seguimiento médico dermatológico , apoyados por el seguimiento digital de los mismos mediante fotografía digital y dermatoscopia. Gracias a estas técnicas podremos detectar de forma precoz la aparición de lunares nuevos o cambios que sugieran signos de alarma que deben hacer sospechar que se esta ante un melanoma incipiente.



Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech