HERPES GENITAL


La infección genital por Virus del herpes es una infección de transmisión sexual (ITS) generalmente causa por el Virus herpes simple tipo 2 (VHS-2). Es importante saber que existen dos tipos de Virus herpes simple: tipo 1 (VHS-1) que afecta habitualmente labios, nariz y zonas próximas (Herpes labial), pero en ocasiones puede afectar la zona genital y anogenital. Por otra parte, el VHS-2 causa su infección principalmente en la región genital y anogenital (Herpes genital) y es muy raro que ocasione Herpes labial.

Este tipo de ITS se presenta al mantener relaciones sexuales no protegidas por vía vaginal, anal, oral o por contacto genital contiguo, con una persona que tiene la infección activa. El VHS-2 se puede transmitir a partir de lesiones cutáneas como en mucosas (excreción viral sintomática), pero también a través de secreciones en las que está presente este virus, aunque no haya lesiones ni otras manifestaciones clínicas visibles (excreción viral asintomática).

La manifestación clínica en muchos pacientes con VHS-2 no presenta síntomas, o si los manifiestan son muy leves, lo que justifica que puedan desconocer su estado de portadores del virus. Cuando se presentan síntomas, es posible que la adquisición de esta infección ocurriera semanas, meses, o incluso años antes. La manifestación dermatológica es en forma de vesículas (pequeñas ampollitas) en áreas genitales como pene, ano, recto, vulva, vagina o raramente en la boca. El signo clínico más característico es la aparición de dolor tipo ardor asociado a vesículas que se rompen, liberan líquido y pueden cicatrizar formando costras o producir lesiones ulcerativas dolorosas que pueden tardan semanas en cicatrizar. Otros de los síntomas que pueden presentarse son: fisuras en la mucosa genital, secreción con mal olor, ardor al orinar o en las mujeres sangrado entre periodos menstruales.

Se recomienda a los pacientes consultar de manera oportuna cuando se presentan alguno de estos síntomas dado a que es frecuente que si el paciente no es tratado de manera prioritaria después de curar estas lesiones, reaparezcan nuevamente los síntomas y las lesiones dermatológicas a lo que se denomina reactivación o brote. Por otra parte la primera vez que ocurre un brote por VHS-2 algunos pacientes pueden presentar otros síntomas como: fiebre, malestar general e inflamación de ganglios inguinales.

El diagnostico se realiza mediante la clínica y los síntomas de los pacientes, pero en ocasiones se pueden solicitar algunas pruebas de laboratorio que pueden ayudar a la confirmación del diagnóstico.

El tratamiento oportuno debe ser indicado por un médico que conozca del manejo de este tipo de patología. Las recomendaciones para evitar el contacto con esta ITS son mediante el uso del preservativo el cual disminuyen el riesgo de transmitir o de adquirir la infección, pero no lo eliminan completamente; en ocasiones las zonas afectadas pueden encontrarse fuera de la zona protegida por el preservativo. Es importante recordar que no se puede contraer o transmitir una infección genital por herpes abrazando, compartiendo baños o toallas, en piscinas, inodoros o compartiendo utensilios domésticos de uso diario.

Para finalizar es importante que el paciente tenga en conocimiento que es considerado común que los brotes se repitan en muchos casos en especial durante el primer año después de la infección y en más del 80% de los casos pueden ser asintomáticos, aunque el virus permanece en el organismo y se puede transmitir la infección. El número de brotes con los años disminuye, pero la infección puede permanecer en el organismo durante toda la vida.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech