ESCABIOSIS

La Escabiosis es una patología infecto-contagiosa causada por el ácaro Sarcoptes scabiei variedad hominis.


La hembra de este tipo de parasito después aparearse con el macho, exuda un líquido que disuelve la capa córnea de la piel y cava con sus mandíbulas y patas un túnel en el estrato córneo de la piel donde deposita 2 a 3 huevos por día. Aproximadamente a los 3 o 4 días los huevos eclosionan dando lugar a las larvas las cuales ascienden hacia la superficie de la piel donde maduran a adultos aproximadamente a los 10 o 14 días.


El modo de transmisión de la escabiosis es persona a persona (interhumano) , que están en contacto estrecho, sin embrago el ácaro puede quedar hasta 72 horas en la ropa contaminada de un paciente con esta patología. El prurito (picazón) es el síntoma más frecuente y empeora característicamente a la noche debido a la mayor temperatura corporal y actividad de este parásito. El prurito también está relacionado con la sensibilización a antígenos de la saliva y partes del ácaro, y comienza alrededor de la tercera y cuarta semanas después del inicio de la infestación.


Las localizaciones más comunes donde se pueden observar los túneles (galerías acarianas) es manos, muñecas, genitales, axilas, ombligo, y pezones; también es característico la aparición de pápulas eritematosas, la mayoría de las veces modificadas por el rascado y por infecciones secundarias a este . La cabeza y el cuello por lo general no suelen estar afectados, pero de estar las lesiones no están habitadas.


Como se mencionó los sitios más frecuentemente afectados son: axilas, areolas, abdomen en región periumbilical, espacios interdigitales de manos y en los varones genitales externos. En niños lactantes es llamativo el compromiso palmo-plantar con formación de vesículas (ampollas) y vesículo-pústulas (ampollas con pus) y lesiones nodulares en tórax.

El tratamiento de escabiosos se basa en la aplicación de acaricidas en todo el cuerpo desde el cuello hasta los pies en todos los convivientes, tengan o no tengan lesiones, dejando actuar 6 a 8 horas; luego se retira la medicación y los pacientes deben vestirse con ropa limpia y planchada. La ropa que no se pueda lavar, se guarda en bolsas cerradas durante 3 días. Se debe repetir la aplicación de los acaricidas a la quinta y décima noches según indicación médica. También se pueden utilizar medicamentos que ayuden en el control del prurito, ya que el mismo puede incluso persistir hasta un mes después del tratamiento. Por otra parte si existe sobreinfección bacteriana se pueden realizar fomentos con antisépticos y antibióticos tópicos o antibióticos orales de ser lesiones muy extensas. Siempre es conveniente que antes de realizar cualquier tipo de tratamiento valorado y supervisado por un medico dermatólogo.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech