CAÍDA DE PELO


La caída de pelo secundaria a la enfermedad por SAR-CoV-2 (COVID-19), se ha observado hasta que en un 25% de las personas que padecieron esta patología presentan lo que se denomina efluvio telógeno, hecho que causa gran ansiedad en los pacientes que lo presentan. Debe entenderse que este efluvio telógeno no solamente es desencadenado por la infección del virus sino además por múltiples factores asociados como hospitalizaciones, medicamentos , y estrés emocional.


El efluvio telógeno es un tipo de alopecia no cicatrizal en la que se presenta una caída difusa del cabello y se caracteriza por que los pelos que están en etapa de crecimiento pasan rápidamente a un estado de involución y caída. Generalmente esta caída de cabello se presenta 1 a 3 meses después del factor estresante entre los cuales tenemos no solamente la infección por SARS-CoV-2, sino también estrés emocional, enfermedades febriles, dietas hipocalóricas o veganas, ejercicio excesivo, medicamentos y estados postparto. Cabe recordar que esta caída es transitoria y puede durar hasta 6 meses.


La causa exacta de porque se cae el cabello no está dilucidada, pero se sugiere que durante la infección viral se producen muchas sustancias proinflamatorias e inflamación de la pared de los vasos sanguíneos que nutren el folículo piloso, afectándolos de manera negativa con la consecuente pérdida del pelo.


En estados normales una persona puede perder desde 50 hasta 150 pelos por día siendo esto normal; pero este número esta aumentado en algunos de los pacientes post-COVID 19. Esta caída de cabello es percibida por los pacientes al ver que dichos pelos se observan en la almohada, durante la higiene o al peinarlo. Se puede perder hasta el 50% de los pelos que se encuentran en periodo de crecimiento conllevando a una notable disminución de la densidad capilar, generando estrés y ansiedad en los pacientes principalmente entre las mujeres, perpetuando asi el cuadro clínico.


El diagnóstico se realiza con la historia clínica , los antecedentes, y el examen físico del paciente. Muchas veces se complementa con algunos exámenes de laboratorio, para descartar otras posibles causas de caída del cabello y que este proceso esté enmascarado por el antecedente de la infección por SAR-CoV-2.


El tratamiento debe ser implementado por parte del dermatólogo, el cual cuenta con muchos tratamientos tópicos y suplementos especiales que ayudan a mejorar la salud capilar. La educación al paciente es muy importante para disminuir síntomas de ansiedad frente a la caída del pelo y explicar con detalle que es un proceso transitorio, que conlleva con una demora en la recuperación de la densidad capilar. También es importante estimular los hábitos de higiene y peinado del cabello, haciendo énfasis que el pelo que se cae es por el proceso normal de esta patología.




Dra. Leidy Patricia Zúñiga
Dermatóloga
RyZ Dermatech