ONICOCRIPTOSIS O UÑA ENCARNADA

Uña Encarnada

La onicocriptosis o uña encarnada es una afección dermatológica que al paciente que la padece le genera incapacidad para diversas actividades, lo que conlleva y motiva a consultas frecuentes en Medicina General y Dermatología.
Es consecuencia de una serie de factores intrínsecos y extrínsecos que predisponen a que se presente como son:

FACTORES INTRÍNSECOS
· Anomalías congénitas
· Predisposición genética
· Deformidades digitales
· Alteraciones de la morfología ungueal propia del envejecimiento
· Procesos inflamatorios
· Distrofia o malformación de la uña
· Hipertrofia de los pliegues ungueales
· Hiperhidrosis
· Disfunciones o alteraciones biomecánicas
· Enfermedades sistémicas asociadas: obesidad, diabetes, artritis reumatoidea, entre otras.

FACTORES EXTRÍNSECOS
· Mal corte de las uñas o utilización de accesorios contraproducentes en las mismas (más frecuente)
· Uso de medicamentos que favorecen la onicocriptosis
· Uso de calzado o calcetines inadecuados (demasiado ajustados)
· Traumatismos o microtraumatismos a repetición
· Autotratamiento de la afección
· Higiene inadecuada

Por otra parte, también cada paciente de acuerdo a la evolución, y en muchas ocasiones al no tratar de manera prioritaria esta patología puede experimentar diferentes grados los cuales son:

Grado 1:
Uña Encarnada
Fase inflamatoria e irritativa a nivel local, sin infección, ni tejido de granulación o pus. Eritema leve en el borde afecto, edema poco marcado y dolor a la presión. El pliegue no sobrepasa los límites de la lámina.


Grado 2:
Uña Encarnada
Fase de absceso con más inflamación. Hay que sumar la infección y/o tejido de granulación, y la secreción de exudado seropurulento. El dolor se acentúa. El pliegue sobrepasa a la lámina en más o menos 3mm.

Grado 3:
Uña Encarnada
Actualmente se considera que el mejor tratamiento de esta afección debe ser quirúrgico, además en manos expertas y practicada en aquellos casos donde los intentos menos invasivos no han tenido respuesta. Sin embargo, en los casos donde se presenta sobreinfección se debe manejar primero la infección que presenta el paciente para posteriormente la realización del procedimiento quirúrgico.

Algunas de las recomendaciones para evitar la onicocriptosis son:

Usar zapatos que ajusten apropiadamente y dejen un buen espacio alrededor de los dedos
Usar corta úñas limpio y afilado
Mantener los pies limpios y secos
Recortar las uñas del pie de manera recta a lo largo de la punta, no redondear la uña ni cortarla demasiado.
No auto-tratarse.


Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech