BALANITIS

El término balanitis hace referencia a la inflamación de la cabeza del pene (glande) debido a diferentes factores como pueden ser: infecciones bacterias, infecciones virales, alérgenos y comúnmente a infecciones por hongos. Por otra parte, a diferencia entre la piel de un pene circuncidado y de uno no circuncidado determina variaciones en la incidencia y el aspecto de las enfermedades del glande y prepucio. Un prepucio largo y con poca higiene predisponen a diversas enfermedades infecciosas como se mencionó o neoplásicas en pacientes adultos mayores. Otro punto importante a tener en cuenta cuando se produce la inflamación de la mucosa del pene, glande y prepucio se le denomina balanopostitis, este término es empleado para describir formas agudas y crónicas de dicha inflamación. En el presente Blog se describirán las balanopostitis agudas que pueden agruparse por lo general con inflamaciones superficiales a pesar de las diferencias etiológicas (traumáticas, irritativas, o infecciosas).


Balanopostitis de etiología mecánica o traumática
La región genital por condicionante que resultan obvias, es una zona susceptible a las agresiones físicas más variadas, entre ellas podemos mencionar las siguientes:
1) Traumatismos secundarios a prácticas de cualquier índole.
2) Lesiones autoprovocadas: como inyecciones de silicona, aceite, inserción de cuentas de rosarios, quemaduras de cigarrillos, etc.
3) Accidentes con los cierres de cremalleras.
4) Fricción o roce con prendas de vestir.
5) Traumatismo de la relación sexual.


Balanopostitis por contacto
Como su nombre lo indica es por el efecto irritativo de contacto de muchas sustancias a las que se puede entrar en contacto; el esmegma (secreción del glande) y la orina retenida son la causa más frecuente al ejercer una acción irritante en pacientes que no están circuncidados.
También esta región balanoprepucial puede estar afectada por diversos agentes químicos como se mencionó, presentes en algunos productos de higiene personal. Dentro de este tipo pueden mencionarse:

1. Irritación causa por residuos de jabones cuando no tiene un adecuado enjuague o quedan retenidos en el interior del saco prepucial.
2. Fitodermatitis (dermatitis causadas con sustancias presentes en las plantas).
3. Sensibilización al látex de preservativos: los condones tienen antioxidantes, conservadores y jaleas, todos ellos frecuentes sensibilizantes potenciales.
4. Sensibilización a benzocaína utilizados sobre todo entre los homosexuales para retardar la eyaculación.
5. La compañera sexual femenina puede utilizar durante el acto sexual cosméticos como lápiz labial o bien saliva, que provocan balanopostitis de contacto al compañero.
6. El creciente temor a las enfermedades venéreas condiciona la utilización de “desinfectantes” irritantes como los derivados yodados o el permanganato de potasio. No debemos olvidar las balanitis ulcerosas o necróticas provocadas por el amonio cuaternario (violeta de genciana) utilizados por sus propiedades antisépticas, antifúngicas y antibacterianas, produce irritación directa a la mucosa.
7. Irritación por el uso de medicamentos en el tratamiento de verrugas genitales.

Por otra parte, el pene puede alterarse por numerosos y diversos agentes etiológicos y patógenos que pueden ser exógenos o endógenos. También la especial localización anatómica y funcionalidad de los genitales externos masculinos posibilita una diversidad de estados patológicos en ocasiones específicos y exclusivos de dicha área como única manifestación respecto al resto del cuerpo. A menudo las enfermedades localizadas en las zonas genitales generan ansiedad al paciente, ya sea por condiciones que resultan obvias, además debido al temor por la posibilidad de haberse contagiado de alguna enfermedad venérea o de padecer de algún tipo de cáncer.

En nuestro próximo Blog se describirán causas de balanopostitis crónicas. Te invitamos a continuar leyendo nuestros blogs.






Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech