Dermatitis Seborréica - Caspa

La dermatitis seborreica o caspa como se le conoce comúnmente es una enfermedad que afecta zonas del cuerpo donde hay un alto número de glándulas sebáceas como cuero cabelludo, pabellones auriculares, entrecejo, surcos nasogenianos,  pecho y espalda. Es una enfermedad común que aunque no compromete la vida, genera en las personas que la padecen malestar por el prurito (picazón) , incomodidad de tener la ropa oscura con descamación , o molestias estéticas cuando se presenta en la cara. No es una enfermedad contagiosa y no es signo de malos hábitos de aseo.
Una de las causas de la dermatitis seborreica es el crecimiento del hongo del género Malassezia en zonas con gran número de glándulas sebáceas y la secreción oleosa producida por ellas. Aunque esté hongo hace parte de la flora de gérmenes habituales de la piel, puede ser encontrado en personas sanas y la gravedad de los síntomas se relaciona con la respuesta del sistema inmunológico de cada individuo.

La dermatitis seborreica es una enfermedad crónica que tiene periodos de brotes y periodos con mejoría de los síntomas y esto persiste durante décadas. Los brotes están influenciados por factores ambientales como el clima frío y seco, factores emocionales o de estrés.

Las lesiones de dermatitis seborreica son placas rojizas cubiertas con una escama grasosa que se puede desprender como una fina descamación, se acompaña de sensación de picazón generando disconfort. Estas lesiones afectan cuero cabelludo, cejas, surcos de la nariz, barba, conducto auditivo externo, región torácica, alrededor de los ojos y base de pestañas favoreciendo la aparición  de orzuelos.

El diagnóstico de la dermatitis seborreica es clínico, no es necesario hacer exámenes adicionales. Cuando no se presenta la mejoría esperada con el tratamiento es importante tener en cuenta otras enfermedades como psoriasis.

Entre los tratamientos disponibles contamos con champús con agente anti fúngicos (importante dejar actuar 5 minutos como mínimo), lociones o cremas con corticoide y queratolíticos, y en casos severos se utilizan medicamentos por vía oral.

No existe una cura definitiva para  la dermatitis seborreica, por lo cual los tratamientos van enfocados a mejorar los síntomas que ocasionan malestar en el paciente, mantener controlada la enfermedad y evitar brotes a repetición.


Dra. Leidy Patricia Zuñiga Correa
Médica Dermatóloga
RyZ Dermatech