LIMPIEZA FACIAL PROFUNDA

La limpieza facial es un paso crucial en el cuidado de la piel y debe ser incluido en la rutina del cuidado de la piel. El objetivo de la limpieza facial es eliminar las impurezas, el exceso de grasa y las células muertas de la piel. La falta de una buena limpieza facial puede resultar en una piel grasa, con poros obstruidos y brotes acneiformes.

Existen diferentes tipos de limpieza facial, cada uno con un propósito específico:

1. Limpieza facial diaria: es la más básica y se enfoca en eliminar las impurezas y el exceso de hipergrasitud.

2. Limpieza facial profunda: es más intensiva y se enfoca en eliminar las células muertas de la piel y los puntos negros. La exfoliación es un tipo de limpieza profunda que se enfoca en eliminar las células muertas de la piel y mejorar la textura de la piel. Es importante elegir el tipo de limpieza adecuado para cada tipo de piel y seguir una rutina regular indicada por su medico dermatólogo.


La limpieza profunda y la exfoliación deben ser realizadas con moderación, ya que un exceso de estos procedimientos puede dañar la piel. Es recomendable realizar una limpieza profunda una vez por mes.


Recuerda, la limpieza facial es un paso crucial en el cuidado de la piel y debe ser incluido en una rutina diaria. Siguiendo estos consejos y utilizando los productos adecuados, puedes mejorar la apariencia y la salud de tu piel.




Nathalia Cubillos
Auxiliar Enfermería, Esteticista y Cosmetóloga
RyZ Dermatech

Noticias de Interes