DISHIDROSIS


También llamado eccema dishidrótico o pónfolix; esta patología se caracteriza por afectar la piel de manos y pies, en igual proporción en hombres y mujeres.

La etiología de esta enfermedad no está del todo clara, se cree que los factores asociados son el exceso de sudor, factores que alteran las funciones protectoras y de barrera de la piel, por lo que se presenta con mayor frecuencia en pacientes con patologías prexistentes, como dermatitis atópica, dermatitis alérgica de contacto, las cuales también predisponen a sobreinfecciones bacterianas o micóticas.

La manifestación clínica de la dishidrosis esta dada por pequeñas vesículas duras principalmente en la cara lateral de dedos de manos y pies, además en palmas y plantas. Otros síntomas asociados son prurito, dolor tipo ardor; además la ruptura de estas vesículas conlleva a que se presenten descamación y resequedad cutánea.

El diagnóstico se realiza con las manifestaciones clínicas que presente el paciente; no es necesario realizar exámenes complementarios excepto si se sospecha de otra patología.

El tratamiento depende de las lesiones encontradas y de los antecedentes que presente el paciente; por lo general se utilizan medicamentos tópicos aplicados de manera adecuada e indicados por el dermatólogo y las recomendaciones generales que minimicen los brotes de dishidrosis.

Algunas recomendaciones:
· Uso de emolientes adecuados
· Uso de guantes de algodón previo a los guantes de goma para al realizar labores del hogar
· Evitar la humedad
· Usar medias de algodón
· Evitar el rascado para que no se presente sobreinfecciones bacterianas o micóticas
· No automedicarse, la aplicación de remedios caseros o medicamentos no adecuados pueden empeorar el cuadro
· Evitar el contacto son sustancias fuertes como disolventes, limpiadores o lejías.



Dra. Leidy patricia Zúñiga Correa
Dermatóloga
RyZ Dermatech