CARCINOMA ESCAMOCELULAR


El carcinoma escamocelular ó también llamado espinocelular (CEC) es un tumor maligno de la piel que representa entre el 10 al 20% de todos los cánceres de piel y corresponde al segundo lugar después del carcinoma basocelular (CBC) que es el cáncer de piel más frecuente. Se origina de la principal célula de la piel que es el queratinocito epidérmico como resultado de la exposición crónica a radiación ultravioleta (RUV). Se observa con mayor frecuencia en fototipos de personas de piel clara; es de suma importancia que este cáncer de piel es la causa de mayor cantidad de muertes en pacientes con cáncer de piel no melanoma a pesar de ser menos frecuente que los CBC. Por otra parte la afectación se produce en mayor frecuencia en hombres mayores de fototipo I, y su mayor prevalencia es en edades después de los 40 años.


Como se mencionó la explosión solar crónica e intensa durante la vida, ya sea por actividades recreacionales o trabajo aumenta su riesgo considerablemente. También es importante de conocer al CEC debido a que ha doblado su incidencia en los últimos 40 años, muy probablemente por una mayor exposición a actividades recreacionales y por el efecto de las campañas preventivas. También es importante a tener en cuenta que el daño de la capa de ozono, así como la mayor cantidad de pacientes que están inmunosuprimidos por diversas causas también ha generado este incremento.


Por otra parte, para entender de mejor manera el CEC el desarrollo de este está asociado a (RUV) pero también debemos considerar que es una patología multifactorial entre los factores asociados e implicados en su carcinogénesis son:


Factores genéticos y ambientales:

· La luz UVB es la más responsable, ya que es 1000 veces más potente que la UVA en su capacidad de inducir cáncer. Actúa a nivel del ADN produciendo mutaciones en dímeros de pirimidina, lo que puede llevar a errores en la transcripción y replicación celular.

· Mutaciones en el gen de supresión tumoral p53 están presentes en el 40-50% de todos los cánceres de la piel, esta mutación permite que las células mutadas proliferen y puedan progresar a CEC.

· La luz UVA actuaría principalmente por su rol inmunosupresor, evitando la respuesta inmunológica frente las células tumorales y por ende facilitando su progresión.

Carcinogénicos químicos:

· Hidrocarburos policíclicos aromáticos (alquitrán, brea), están claramente reconocidos como factores productores de CEC.

· Arsénico ingerido de manera crónica en aguas contaminadas o como medicamentos. En el caso del arsénico, los pacientes desarrollan queratosis arsenicales y carcinomas espinocelulares agresivos y otras malignidades como CBC, carcinomas de pulmón, urogenitales y del tracto gastrointestinal.

Cicatrices antiguas causadas por traumatismos generalmente por quemaduras y enfermedades crónicas como hidradenitis supurativa, epidermólisis bullosa (niños de piel de cristal).

Virus: el virus del papiloma humano(VPH), tiene propiedades oncogénicas que han sido bien estudiadas y actúa dañando la función del gen p53.

La presentación clínica más frecuente de este tipo carcinoma de piel es asociada a queratosis actínicas (QA) (leer blog queratosis actínicas para mayor información) que están presentes en pacientes con foto-daño crónico.
· Historia clínica: permite identificar factores de riesgo (radiación previa, cicatrices, inmunosupresión, entre otros.
El diagnostico se basa en:

· Exámen físico: se debe examinar toda la piel para detectar aquellas zonas cubiertas que tienen el peor pronóstico por no examinarse, además se debe evaluar la cavidad oral, palpar las lesiones, además de observar y palpar adenopatías regionales.

· Toma de biopsia y estudio histopatológico: permiten la confirmación y el estudio de este tipo de tumores malignos dela piel ayudando a definir el mejor tratamiento y pronóstico de la enfermedad.

En el tratamiento de los CEC es importante su diagnóstico oportuno y tratamiento, dado que el 95% de estos tienen curación cuando son tratados adecuadamente. Dentro de los tratamientos pueden ser quirúrgicos (Cirugía convencional, cirugía micrográfica de Mohs) y no quirúrgicos (electro-fulguración, crioterapia , imiquimod, 5 fluoracilo terapia fotodinámica entre otros). La elección de tratamiento dependerá del tipo de paciente, el tipo de CEC identificado en la biopsia y la experticia en el manejo de este tipo de tumores por el medico dermatólogo.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech