SINDROME DE FRAGILIDAD UNGUEAL

El síndrome de fragilidad unguel (SFU), se caracteriza por ser un trastorno multifactorial que compromete la lámina ungueal de manos en un 94% de los casos, a diferencia de las uñas de los pies con un 6%. Aproximadamente el 20% de la población está afectada siendo en las mujeres dos veces más frecuente que en los hombres.


La gran mayoría de los pacientes experimentan las uñas frágiles o quebradizas, como un problema estético importante y un porcentaje de pacientes refiere que estas anomalías les resultan dolorosas, alterando sus actividades diarias y teniendo así un efecto negativo en su calidad de vida.


La lámina ungueal normalmente tiene una estructura cohesiva, que se caracteriza por su dureza y flexibilidad. En contraste con la creencia común que el calcio infiere en la dureza de la uña, el contenido de este oligoelemento en la lámina ungueal es bajo (≤ del 0,2% peso), y no contribuye a la dureza. Sin embargo, el azufre contenido en la lámina ungueal es alto (≥ 10% del peso) el cul estabiliza las proteínas fibrosas y son de relevancia para la dureza de la lámina ungueal.


La etiopatogenia puede ser de causa exógena o endógena; los factores exógenos pueden ser: ambientales, químicos y mecánicos los que pueden alterar la estructura de la lámina ungueal siendo los promotores del SFU. Sin embargo factores sistémicos como la oxigenación, el estado endocrinológico, metabólico, y enfermedades crónicas e infecciosas pueden afectar el crecimiento de las uñas.


Los factores endógenos como la vascularización y oxigenación de la matriz ungueal tienen un impacto importante en el crecimiento de las uñas y en la dureza de las mismas.Algunos procesos patológicos que alteran la vascularización y la oxigenación como: la arteriosclerosis, microangiopatía, enfermedad de Raynaud, anemia, policitemia vera, enfermedades infecciosas crónicas (tuberculosis pulmonar, empiema, bronquiectasias), y la sarcoidosis pueden afectar la formación de las uñas.


Por otra parte el estado metabólico en enfermedades como hipopituitarismo, hipotiroidismo, hipertiroidismo, hipoparatiroidismo, acromegalia, diabetes mellitus, gota, osteoporosis, osteomalacia, aciduria, desnutrición (anorexia nerviosa, bulimia) y factores nutricionales también pueden interferir con el crecimiento de la lámina ungueal.


Los factores exógenos que pueden dañar la lámina ungueal son aquellos que interfieren en la cohesión intercelular como son:


1. La hidratación y desecación: la lámina ungueal puede cambiar con las diferentes estaciones del año y puede jugar un papel significativo algunas profesiones y ocupaciones como por ejemplo: amas de casa, enfermería y peluquería, donde la humedad repetitivita y el secado de las manos genera resultados de contracción y expansión de la uña, lo que conlleva a fracturas en la lámina ungueal.


2. Exposición laboral y/o cosmético:b> la exposición a productos químicos como tioglicolatos, cemento, solventes, álcalis, ácidos, anilinas, soluciones de sal y de azúcar pueden disolver los lípidos intercelulares lo cual va a generar daño intercelular en la cohesión, causando fracturas entre los corneocitos. También cosméticos, especialmente removedores de esmalte de uñas, disolventes, endurecedores de uñas, removedores de cutícula, y procedimientos especiales de uñas como envoltura de uñas, uñas esculpidas, aplicación de geles de acrílicos premezclados, y el uso excesivo e incorrecto de herramientas de manicura pueden causar fracturas intercelulares de la lámina ungueal.


3. Trauma: el trauma reiterativo como la mecanografía, marcación telefónica, recorte de uñas inadecuado, y el trauma causado por la excesiva longitud de las uñas puede dañar la superficie de la lámina ungueal y generar fracturas de la misma.


4. Infecciones: las infecciones especialmente por hongos como cándida y en menor frecuencia dermatofitos en uñas de manos pueden verse implicados o estar asociados en el daño intracelular e intercelular por actividad proteolítica sobre los corneocitos en la lámina ungueal.


Los factores externos antes mencionados pueden ser perjudiciales sobre todo para aquellas uñas con una reducida tasa de crecimiento y un tiempo de exposición acumulativa a factores externos.


Una disminución de la concentración de sulfato de colesterol en las uñas de mujeres asociado con la edad, podría representar una predisposición para las manifestaciones del síndrome de fragilidad ungueal en este grupo poblacional. También la concentración de oligoelementos como Calcio, Magnesio, Alumino, Cobre, Hierro y Zinc en el síndrome de fragilidad ungueal no es significativamente diferente de la concentración en uñas normales.

Los cambios asociados con el SFU son subjetivos y por lo tanto difíciles de cuantificar. Algunos de los signos clínicos observados con mayor frecuencia serán comentados a continuación:
Onicosquizia: El deterioro de los factores adhesivos intercelulares de la lámina ungueal se expresa clínicamente como onicosquizia. La onicosquizia se caracteriza por la división en forma lamelar de la lámina ungueal en el borde libre como en capas de cebolla.

Onicosquizia

Onicorrexis: se caracteriza por el engrosamiento longitudinal, adelgazamiento o formación de estrías en la superficie de la lámina ungueal. Las estriaciones longitudinales pueden ser superficiales o profundas por lo general múltiples que comprometan por lo menos el 70% de la superficie ungueal.
Otro signo clínico que le da identidad a la onicorrexis pueden ser único o múltiples escisiones, caracterizado por fragmentos triangulares en el borde libre que puedan ser separados fácilmente.

Onicorrexis

El tratamiento consiste en evitar y tratar algunos de los factores desencadenantes tanto endógenos como exógenos. La terapia tópica es una alternativa atractiva en el tratamiento de enfermedades de las uñas al no ser invasiva y ejercer su acción directa en el sitio afectado. También puede superar la mayoría de las limitaciones asociadas con la terapia sistémica como son los efectos secundarios, interacciones medicamentosas asociadas y mejorar el cumplimiento del paciente; además de reducir el costo del tratamiento en muchos casos. Si presentas algunos de estos síntomas te invitamos que nos visites dado que tenemos una consulta especializada en enfermedades de las uñas.






Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech