MOLUSCO CONTAGIOSO

El molusco contagioso es una infección viral de la piel y mucosas, afecta comúnmente a niños en edad escolar y pacientes inmunosuprimidos; aunque en recientes años se ha incrementado su aparición en la población sexualmente activa. El virus responsable pertenece a la familia de los Poxvirus, el cual afecta a poblaciones de todo el mundo y también ha sido observado en otras especies animales como primates y canguros.

El contagio con este virus es por contacto físico, fómites, o autoinoculación. Actualmente algunos médicos consideramos que debería considerarse una ETS (enfermedad de transmisión sexual), en pacientes jóvenes y sexualmente activos. Sin embargo otra forma de contagio poco común pero identificada es de forma vertical (transmisión de una infección u otra enfermedad de la madre a su hijo que puede ser antes del nacimiento, durante el parto y después del parto).

Por otra parte, algunos factores que propician la diseminación del molusco contagioso pueden ser tinas de baño, piscinas, toallas que hayan sido expuestas al virus o deportes de contacto por su exposición directa. También algo a considerar en el caso de niños con lesiones a nivel de la región genital o perianal es interrogar y averiguar si existe historia de abuso sexual. Se ha comunicado además la aparición de moluscos contagiosos después de la realización de tatuajes por lo cual es considerado un factor de riesgo.

Es importante saber que esta patología se considera una enfermedad autolimitada a la piel y mucosas, la cual puede tardar entre 6 meses hasta 5 años en que desaparezcan las lesiones, sin embargo en promedio se considera que la mayoría desaparecen en 2 años sin tratamiento, excepto lesiones solitarias que pueden permanecer por más tiempo. El periodo de incubación de este virus puede ser variable entre 2 a 8 semanas.

El diagnóstico es fundamentalmente clínico de este tipo de patología cutánea, la cual se manifiesta como pequeñas pápulas de 1-2 mm, del color de la piel y aspecto perlado y brillante. En algunas ocasiones puede observarse eritema perilesional, y umbilicación central, especialmente cuando tienen mayor tamaño. Por otra parte, se pueden observar abscesos secundarios a la manipulación de las lesiones, además de poder empeorar condiciones dermatológicas preexistentes como la dermatitis atópica lo cual aumenta el riesgo de auto inoculación por el rascado que se genera en esta enfermedad de la piel.

Los tratamiento que se pueden ofrecer a los pacientes son múltiples, pero es el médico tratante el cual este familiarizado y entrenado en este tipo de infección cutánea quien debe elegir el tratamiento adecuado para cada paciente, dependiendo del caso clínico, edad del paciente, localización de las lesiones y el método con el que cada médico esté familiarizado además de que el paciente pueda realizar en su casa de ser necesario. Es importante ademas del tratamiento médico de las lesiones la educación e información al paciente acerca de la forma de adquisición del molusco contagioso y recordar el riesgo de transmisión a sus parejas sexuales, así como de reinfección para ellos mismos si no son tratadas estas. El uso de preservativos de látex puede prevenir el contacto de piel a piel de un área limitada, pero puede ser adquirido en las áreas no cubiertas como el pubis, región anal y perianal, ingle y abdomen. Debe considerarse que en ocasiones en personas sexualmente activas y con lesiones múltiples de molusco contagioso puede acompañarse de otras enfermedades de transmisión sexual.


Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech