URTICARIA VASCULITIS


La urticaria vasculitis (UV), es un tipo de urticaria crónica que se asociada con vasculitis leucocitoclástica. Este tipo de Urticaria se caracteriza por ser idiopática en la mayoría de los casos donde no se logra determinar su desencadenante, pero hay casos donde se ha visto su asociación a:

· Enfermedades de tejido conectivo como: lupus eritematoso sistémico y síndrome de Sjögren
· Neoplasias como: gammapatías monoclonales, linfomas
· Enfermedades crónicas
· Infecciones como:b> hepatitis A, B y C, Epstein Barr y Borrelia Burgdorferi
· Fármacos como: cimetidina, fluoxetina, procainamida, atenolol, sulfametoxazol, paroxetina, valproato de sodio, ciprofloxacino y zidovudina
· Enfermedad del suero.


Por otra parte, la UV de causa idiopática puede clasificarse de dos formas:
· Normocomplementémica: la cual puede asociarse con síntomas sistémicos como daño renal, artralgia y otros problemas, pero menos frecuentemente afectado.
· Hipocomplementémica: tiene mayor compromiso sistémico y con daño severo de otros órganos.

Esta patología dermatológica, se observa con mayor frecuencia en adultos en la cuarta década de la vida, siendo esporádicos los casos en la edad pediátrica. También se ha visto una mayor prevalencia por el género femenino alrededor del 60 al 80% de los casos descriptos.

En la fisiopatología de la UV, muchas teorías se han propuesto, pero la que más se acerca a la explicación es que se cree que esta dermatosis esta mediada por un mecanismo de hipersensibilidad en la que se forman inmuno-complejos por la generación de autoanticuerpos tipo inmunoglobulina (IgG) o de forma exógena secundaria en respuesta a fármacos o algunas infecciones previamente descriptas.

La clínica de la UV se caracteriza por pápulas o placas urticarianas (leer blog de urticaria), que duran más de 24 horas asociadas con púrpura, petequias u oscurecimiento de la piel. Para la confirmación del diagnóstico la biopsia cutánea es el examen de elección dado que permite observar el tipo de células inflamatorias que están predominando en este tipo de lesiones dermatológicas. Por otra parte, a todos los pacientes en los que se confirme una UV debe el médico tratante intentar determinar la posible causa asociada que dependerá de la sintomatología, la clínica del paciente, la biopsia cutánea, el resultado de la anatomía patológica y finalmente los estudios complementarios que considere necesarios.

El tratamiento siempre dependerá de la causa desencadenante de este tipo de patología, por lo tanto, es importante la valoración del médico dermatólogo el cual con su experiencia podrá brindar el mejor tratamiento a cada paciente.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech