PIE DE ATLETA

La tiña pedís, o pie de atleta, es una infección micótica superficial producida en la mayoría de los casos por un tipo de hongos que forman parte de la flora normal de nuestra piel conocidos como dermatofitos.


Es común ver este tipo de patología cutánea en zonas con un clima caluroso y húmedo. Entre los factores desencadenantes se encuentra la oclusión como por ejemplo el uso de medias de nailon, calzado deportivo, la hiperhidrosis(sudoración excesiva) , diabetes y el uso crónico de antibióticos y corticoides tópicos o sistémicos.


El agente etiológico más frecuente es Trichophyton rubrum. En la presentación clínica se puede observar al examen físico maceración, eritema, vesículas(pequeñas ampollas) en el tercer y cuarto espacios interdigitales o en la cara plantar del tercer, cuarto y quinto dedos.


Por otra parte, se puede presentar de diferentes formas clínicas entre las que tenemos:


Interdigital

Pie de Atleta


Hiperqueratosica cronica

Pie de Atleta


Inflamatoria

Pie de Atleta


Vesiculo-ampollar

Pie de Atleta


Ulcerativa

Pie de Atleta


El agente etiológico más frecuente es Trichophyton rubrum. En la presentación clínica se puede observar al examen físico maceración, eritema, vesículas(pequeñas ampollas) en el tercer y cuarto espacios interdigitales o en la cara plantar del tercer, cuarto y quinto dedos. Para el diagnostico el examen clínico es más que suficiente; pero en algunos casos en los que pude representar un desafío diagnostico por comorbilidades de los pacientes, el laboratorio inicial que se solicita es un KOH directo donde se pueden visualizar las estructuras micoticas del agente etiológico causante. Por otra parte, el diagnóstico confirmatorio cuando se realiza es mediante el cultivo que permite identificar el tipo y especie del hongo.

Las medidas terapéuticas deben incluir la corrección de los factores predisponentes como la hiperhidrosis, secado adecuado de los pies, uso adecuado de medias de algodón y de calzado que permita minimizar la transpiración. El uso de antimicóticos tópicos y sistémicos deben reservarse para casos extensos ,sintomáticos,y recidivantes en los cuales la valoración oportuna del médico dermatólogo es importante.



Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

DERMATITIS PERIORAL

La dermatitis perioral también denominada dermatitis periorificial, es una patología inflamatoria de la piel de origen desconocido que afecta principalmente a mujeres jóvenes o en la mitad de la vida y ocasionalmente niños.


Las causas que originan esta patología no están claras, pero hay numerosos factores que pueden influir en su desarrollo:


- Sobrehidratación de la piel ya que esto irrita y afecta la barrera cutánea.
- Predisposición atópica.
- Uso de corticoides tópicos fluorados.
- Factores endógenos como los hormonales.
- Corticoides inhalados con el uso de máscara.
- Pastas o cremas dentales fluoradas.
- Anticonceptivos orales.
- Mercurio de amalgamas.
- Uso de cosméticos muy oleosos.
- Causas infecciosas como cándida o demódex.


La dermatitis perioral se presenta como un rash (brote), pápulas eritematosas menores a 2mm (pequeños granos) en el área alrededor de los labios, pero se puede extenderse hasta los pliegues nasolabiales, área perinasal y alrededor de los ojos, presentando síntomas como ardor y prurito.

El diagnóstico de la dermatitis perioral se realiza mediante la inspección de signos y síntomas presentados por el paciente, y la correlación con los posibles factores desencadenantes. En muchos casos no es necesario realizar exámenes complementarios para hacer el diagnóstico.


Esta es una patología que puede ser autolimitada, pero en la mayoría de los casos se indica un tratamiento adecuado que es de suma importancia para evitar cicatrices y cuadros de recurrencia.


No hay un tratamiento estándar para esta patología, pero contamos con varios medicamentos tópicos y orales, que nos ayudan a mejorar la dermatitis perioral. Aparte del tratamiento farmacológico se deben tener en cuenta ciertas medidas generales como evitar el uso de cremas con flúor y suspender el uso de corticoides fluorados. Pero siempre siempre es recomendable ser valorados por un medico dermatólogo para descartar otras patologías.




Dra. Leidy Patricia Zúñiga
Dermatóloga
RyZ Dermatech

CICATRICES POR ACNÉ

Las cicatrices producidas por el acné son una consecuencia inevitable en personas que sufren o han sufrido de acné, son lesiones que tienen una alta carga biopsicosocial, hay sentimientos de angustia y depresión, estigmatización, vergüenza y complejos que afectan en muchas ocasiones la calidad de vida de las personas.


Como la causa de las cicatrices es el acné, debemos saber que el acné es una enfermedad inflamatoria que se presenta en el 80% de las personas entre 11 y 30 años, puede persistir en la edad adulta hasta en el 5% de los casos y las cicatrices se presentaran hasta en el 95% de los casos. Teniendo en cuenta que estas secuelas cicatrízales se presentan en la mayoría de los pacientes, es de suma importancia realizar un adecuado tratamiento para todos los tipos de acné que se presenten, haciendo hincapié en el acné inflamatorio moderado a severo.


En la fisiopatogenía de las cicatrices del acné participan varios mecanismos, el primero es la inflamación que genera daños en las capas profundas de la piel (dermis) y alrededor del folículo pilosebáceo, conforme aumenta la inflamación aumenta la producción de sustancias como citoquinas y sustancias que destruyen el colágeno que generan daño en la matriz, conllevando a una reparación alterada de la piel y por ende la formación de cicatrices.


Hay varios factores de riesgos que aumentan la probabilidad de tener mayores secuelas cicatrízales:

- Acné Inflamatorio moderado a severo.
- Tiempo transcurrido hasta tener un tratamiento eficaz para el acné.
- Recidiva después del tratamiento.
- Antecedentes familiares.

En conclusión, las cicatrices se producen como consecuencia de un proceso inflamatorio como el acné, y un proceso alterado en el proceso de cicatrización. Se presenta generalmente en el área facial y el tronco.


Las cicatrices de acné se clasifican en atróficas (pérdida de volumen) e hipertróficas (ganancia de volumen).


Las cicatrices atróficas son las más comunes, se forman por pérdida del tejido colágeno y se localizan frecuentemente en el área facial. Estas cicatrices se subclasifican según su amplitud, profundidad y forma, en cicatrices:

- picahielo: cicatrices en forma de cono, hoyuelos puntiagudos.
- rodantes o tipo rolling que dan un aspecto ondulado a la piel.
- tipo cajón o rectangulares que son similares a las cicatrices por varicela, redondeadas, bien definidas y la profundidad varia.

Para hacer el diagnóstico de las cicatrices solo se hace con el examen físico o revisión de cada paciente por parte del dermatólogo, no es necesario realizar exámenes adicionales.

En la actualidad hay diversos tratamientos para mejorar el aspecto de las cicatrices entre los que tenemos: microdermoabrasión con puntas de diamante, peelings químicos, láseres ablativos como el CO2 o Erbio, terapia con microagujas, subsición, rellenos dérmicos con ácido hialurónico, radiofrecuencia fraccionada, entre otros.

Todos los tratamientos se usan de forma combinada y se personalizan de acuerdo al tipo de cicatrices que presente cada paciente. Es importante resaltar que no hay mejoría del 100%, lo que se logra es dar a la piel una apariencia mas uniforme y cicatrices menos visibles.

Es de vital es de vital importancia hacer tratamientos precoces ante la aparición del acné y así evitar estas secuelas cicatrízales que afectan considerablemente el bienestar de los pacientes.




Dra. Leidy Patricia Zúñiga
Dermatóloga
RyZ Dermatech

CICATRICES QUELOIDE

La palabra queloide proviene del griego “chele” que significa cangrejo o tenaza de cangrejo, por la apariencia de la cicatriz que invade alrededor del tejido normal. Este tipo de cicatrización tiene un crecimiento anormal de sus bordes más allá de la herida original, a diferencia de la cicatrización hipertrófica que se retrae de forma espontánea, después de ocurrida la lesión.


Se ha determinado que la cicatrización queloide ocurre entre los 10 y los 30 años de edad, y es rara observar en personas más jóvenes y en mayores de 50 años. También se ha evidenciado que afecta a cualquier etnia, aunque en personas de piel oscura se ven afectadas 15 veces más que pacientes con piel clara. Por otra parte la relación de afección es igual en hombres que en mujeres. A diferencia en la población juvenil tiene una alta incidencia como se mencionó y se presenta en un 12,2% en el género masculino en y un 14,4% en el femenino. Por otra parte en algunas comunicaciones se observó que en población hispana y negra la incidencia de formación de queloides oscila entre un 4,5% y un 16%, respectivamente.


Las principales causas de la cicatrización queloide son:

· Trauma: vacunación, tatuajes, y aretes en el lóbulo de la oreja es el factor predisponente más común.
· Reacciones a cuerpo extraño.
· Infecciones bacterianas.
· Degradación o desnaturalización del colágeno.

Sin embargo ninguna de estas teorías tienen suficientes datos de respaldo. También es importante saber que algunas regiones anatómicas, los queloides pueden presentar una incidencia mayor como por ejemplo: tórax anterior predominio en región esternal , hombros , dorso y lóbulos de pabellones auriculares. Sin embargo ninguna de estas teorías tienen suficientes datos de respaldo. También es importante saber que algunas regiones anatómicas, los queloides pueden presentar una incidencia mayor como por ejemplo: tórax anterior predominio en región esternal , hombros , dorso y lóbulos de pabellones auriculares.


Para finalizar como en cualquier proceso patológico que no se comprende en su totalidad , se han aconsejado varias alternativas terapéuticas, por eso a cada paciente antes de ofrecer un tratamiento debe ser valorado y tener en cuenta algunas consideraciones como el tamaño, localización y tiempo de evolución de los queloides.




Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

ANGIOMAS RUBÍ

Los angiomas rubí son lesiones cutáneas benignas, que se caracterizan por su origen vascular, los cuales pueden tener una distribución variable en la piel. Desde su descripción inicial y por su apariencia se les han asignado diferentes nombres como: puntos rubí, hemangiomas capilares, puntos de Campbell de Morgan, o cherry hemangiomas.


En general, los angiomas rubi aparecen de forma espontánea con la edad, y son considerados al día de hoy un signo de envejecimiento cutáneo. Sin embargo, se han propuesto otros factores a lo largo de los años como potenciales agentes causales. El estrés oxidativo y la exposición a determinados productos químicos como, por ejemplo: ciclosporina, bromuros, gas mostaza o 2-butoxietanol son agentes que pueden contribuir a la aparición y crecimiento de este tipo de lesiones. Por otra parte, en algunos casos excepcionales con un número elevado de hemangiomas capilares, se ha observado en pacientes con enfermedades hepáticas o cirrosis alcohólica.


La presentación clínica consiste en la presencia de pequeñas tumoraciones generalmente redondeadas, de superficie lisa y ligeramente sobrelevadas, de tamaño variable entre 1 a 5 mm de diámetro. Su principal característica radica en el característico color rojo vivo e intenso, que las diferencian de otras lesiones dermatológicas. Por lo general, los angiomas capilares son asintomáticos, pero en algunas ocasiones pueden llegar a sangrar dado a su origen vascular además porque pueden estar ubicados en zonas anatómicas donde pueden estar sujetos a constante rozamiento y fricción.


El diagnóstico es fundamentalmente clínico, solo en ciertas ocasiones donde hay dudas diagnosticas se requerirá de una biopsia cutánea. Para finalizar existen diversas técnicas dermatológicas para su tratamiento, aunque en general como se mencionó no son sintomáticos y no requieren de manejo. Sin embrago algunos pacientes por deseo y finalidad estética bien sea por tamaño, número de lesiones y/o localización se pueden tratar.





Dr. Cristian Rocha
Médico Dermatólogo
RyZ Dermatech

QUERATOSIS SEBORREICA

Existen diversos tumores benignos que pueden aparecer en nuestra piel, hay algunos más frecuentes que otros, pero en este blog te informaremos acerca de las queratosis seborréicas.


Las queratosis seborréicas es uno de los tumores de carácter benigno más frecuentes en la edad adulta encontrándose hasta en un 50% de esta población. No se conoce una causa exacta, pero puede tener una predisposición genética, y es un signo de envejecimiento cutáneo por tal motivo es más frecuente su aparición a partir de los 30-40 años y se presenta tanto en hombres como en mujeres . Se caracterizan inicialmente por ser manchas parduzcas (máculas) que con el tiempo adquieren relieve, adquiriendo una superficie untuosa y áspera al tacto; pueden ser lesiones únicas o numerosas y se presentan en diversos sitios anatómicos como cara, cuello, extremidades excepto en mucosas, palmas de manos o plantas de pies. Generalmente no causan ningún síntoma, pero algunas personas pueden presentar picazón o sensibilidad especialmente si están en una zona de rozamiento o causar molestia estética.


El diagnóstico de la queratosis seborréicas es clínico, es decir con la observación directa de la lesión y con la ayuda de un dermatoscopio (lupa), en ocasiones presentan pigmento o inflamación y pueden ser confundidas con otros tumores de piel para lo cual se realiza biopsia de piel.


El tratamiento se realiza básicamente por molestia estética o que la lesión presente dolor, picazón o traumatismo constante. Hay varias opciones de tratamiento entre los que tenemos: electrocoagulación, crioterapia, curetaje, laser de CO2, laser de erbio, entre otros ; todos estos tienen como fin remover las lesiones pero no evita que aparezcan nuevas lesiones en otras partes del cuerpo.


Las queratosis seborreicas no son contagiosas, ni da lugar al desarrollo de tumores malignos, la aparición de lesiones es progresiva y lenta con la edad. Si hay aparición súbita o aguda de estas lesiones es importante consultar rápidamente por que a veces pueden ser el signo de alarma o una manifestación de un tumor interno.





Dra. Patricia Zúñiga
Dermatóloga
RyZ Dermatech